Fomentar la escucha activa y una actitud comprensiva con los niños

De acuerdo a muchas investigaciones, desde el primer día de vida, el niño aprende a asociar la experiencia física con un componente emocional a través del cual le otorga significado a esa experiencia. El niño va estableciendo gradualmente conexiones o vínculos entre sus emociones, deseos o intenciones y sus destrezas del desarrollo, las cuales organiza en torno a una conducta comunicativa. Mas adelante, le asocia un concepto a medida que los padres y educadores van ofreciéndole oportunidades para que exprese sus emociones, deseos, o intenciones.

Cuando nosotros, como adultos, decimos una palabra a un niño, tiene lugar -y no es una exageración- un acto de enorme significado. En este momento le ofrecemos al niño una herramienta para expandir la realidad, y él lo incorpora a las pautas que se están creando en su cerebro para uso futuro. Sobre todo les proporcionamos las herramientas para construir y percibir emociones.

Fomentar la escucha activa y una actitud comprensiva con los niños:

Los niños pueden responder a una situación difícil/desestabilizadora de distintas formas: aferrarse a sus cuidadores, sentirse ansiosos, retrotraerse, sentirse enojados o alterados, tener pesadillas, mojar la cama, tener cambios de humor frecuentes.

Por lo general, los niños se sienten aliviados si pueden expresar y comunicar sus sentimientos e inquietudes en un entorno seguro y comprensivo.

Cada niño tiene su propia forma de expresar sus emociones. A veces, abocarse a actividades creativas, como jugar y dibujar puede facilitar este proceso. Se debe ayudar a los niños a buscar formas positivas de expresar sus sentimientos de inquietud como el enojo, el miedo y la tristeza.

Próximo tema: Ojo al mal uso de la televisión y redes sociales

Seguimos atentos a tus sugerencias y comentarios, TODOS SOMOS UNO

Déjanos un comentario:



logo_menu

Corporación María Perlaza

(+57) (2) 379 9746

(+57) 317 574 1085 - 316 7476111

Calle 5 Oeste # 18-02 Barrio Nacional

Cali, Valle del Cauca, Colombia.

Dian-ESAL